diumenge, 5 de desembre de 2010

Addio, amici miei


Noviembre aciago para los cinéticos, han desaparecido casi al mismo tiempo dos auténticos gigantes de la dirección: Luis García Berlanga (1921-2010) y Mario Monicelli (1915-2010).
Una infinidad de coincidencias los convierten en los reyes de cierta comedia ácida y oscura, de tintes sociales, construcción coral y sabor mediterráneo.
Están emparentados con un buen puñado de directores geniales (Luis Alcoriza, Dino Risi, Federico Fellini…) comprometidos con un lenguaje vivo y popular, que Hollywood nunca pudo comprar.