dissabte, 18 de setembre de 2010

15 años en la calle


Este álbum fue una de las sorpresas del Salón del Cómic de Barcelona del año pasado. Se trata de una obra muy especial, cuyo interés moral es un valor añadido a la técnica gráfica y al propio guión.
Narra la historia de su autor Miguel, quien durante 15 años fue uno de esos mendigos sin techo que habitan las calles de Barcelona. Y lo hace de manera directa y sincera, sin sentimentalismos ni edulcorantes. El guión es un collage de sus experiencias de alcohólico autodestructivo que, ayudado por la mala suerte, se va hundiendo en la periferia de las miserias que crea nuestra sociedad depredadora y excluyente. Pero ésta es una historia con final feliz, o todo lo feliz que pueda ser una historia realista sobre las miserias humanas.
Cuando más hundido está, Miguel conoce a unas personas de la Fundació Arrels que le ofrecen ayuda. Él duda, pero finalmente acude a ellos y lentamente abandona la adicción y vuelve a ser el artista que con dieciséis años se hizo dibujante de cómics en la desaparecida Editorial Bruguera.
Después de siete años, es capaz de producir esta obra. Utiliza para ello una técnica expresionista muy original en el género, y totalmente diferenciada de aquel estilo limpio y cursi que le exigían las editoriales dedicadas a explotar el falso romanticismo de los adolescentes de los años 70, cuando Miguel era un miembro próspero de la sociedad de consumo.
Tanto por la concepción gráfica, como por la historia, nos quedamos con las ganas de próximas entregas. Esperemos que el artista renacido Miquel Fuster así nos lo permita.
http://miquelfuster.wordpress.com/
http://www.arrelsfundacio.org