dijous, 4 de desembre de 2008

La Seu Antiga de Lleida, ahir

2 comentaris:

Juan M. Pueyo ha dit...

Cuando esta misma tarde he visto el perfil de la Seu Vella, Josemari, una emoción nostálgica fuerte y súbita me ha invadido, pero no melancólica o lúgubre por al implacable paso del tiempo, sino de íntima e infinita alegría; durante unos instantes gloriosos, he tenido la misma sensación de vitalidad, juventud, y vigor, aquella energía invencible que nos llevaba a beber el caliz de la vida hasta sus heces, sin importarnos los fracasos, cuando íbamos en el coche por la avenida de las Garrigas camino de Artesa, o entrábamos en Lleida y lo primero que aparecía ante nuestra vista era la silueta de la Seu. Cuando éramos jóvenes, guapos y ligones; y nos daba igual la opinión del mundo, aferrados a la solidez de nuestra fe. Siempre era la misma nuestra respuesta: ¿y qué?...
Tu foto de ayer de la Seu me ha hecho feliz al recordar.
Abrazo lejano y eterno para tí, y para Lleida.

Anònim ha dit...

Lleida,Lleida. querida y amada Lleida,odiada soñada,perdimos la juventud, muchas preguntas sin respuesta, muchos olvidos, y pocos encuentros. Tu niebla, tus calles, tus plazas, la gente, los miedos y los silencios, querida Lleida, el tiempo,la ausencia y la soledad, todavia me hacen recordardar muchas cosas ... adeu Lleida. Hasta siempre.