dilluns, 15 de setembre de 2008

“En mi pueblo había un tío tan cabezón, tan cabezón, que tenía dos piojos y no se conocían”.

Tío Antonio