divendres, 22 de febrer de 2008

“Ya no me falta nada.”


De regreso a casa, después de disfrutar de Sondheim, me encontré con este enigmático mensaje, que me recordó aquello que dicen del vals: un baile alegre de música triste.